La Guerra de las Salamandras (Karel Capek, 1936, Hans Ticha, 1987)

“La Guerra de las Salamandras” es una magistral y divertida fábula donde Karel Capek se despacha a gusto con la explotación laboral, el colonialismo, el tráfico de esclavos, la carrera armamentística y, por supuesto, el auge del nazismo ante la permisividad de las clases altas europeas; pero este libro es también, en la edición que Hans Ticha consigue publicar en 1987, una joya de la contracultura pop-art de vanguardia.

Para sacar lo mejor de esta lectura única e imprescindible, y antes de entrar al detalle de la novela, es conveniente hablar de Karel Capek, enemigo público número dos del nazismo en Checoslovaquia -algo haría bien.

Karel Capek o el Nobel que no fue

La figura de Karel Capek (Malé Svatoňovice, 1890, Praga, 1938) ha sido silenciada primero por los nazis y después por la Unión Soviética de Stalin, que se ensañó a gusto con la República de Checoslovaquia (ver: primavera de Praga o lo que el comunismo pudo ser y no fue); y en la actualidad se ignora o se simplifica. La dimensión cultural de su figura tiene su máximo exponente en dos obras, aunque su extensa producción de altísimo nivel no se reduce a ellas.

Añadamos fugazmente algo de contexto histórico: tras la Primera Guerra Mundial y tras la desmembración del Imperio austro-húngaro, se forma la República de Checoslovaquia de una manera artificial y sin excesivo entusiasmo de gran parte de la población. A pesar de las tensiones étnicas, florece una nación de carácter progresista, con un nivel cultural elevado y de gran prosperidad, que se mantuvo en un régimen democrático hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, caso único en los territorios del antiguo Imperio. Así se puede entender que en un país tradicionalmente olvidado y más o menos pequeño, conviviesen en una misma ciudad genios como Kafka y Capek, entre otros. Teniendo en cuenta todo lo que se cocía alrededor, el país era poco menos que una utopía.

En esta sociedad, Capek presenta su primera obra maestra en enero de 1921. Se estrena en Praga “R.U.R.” (Rossum Universal Robots), una obra de teatro donde usa la ciencia ficción para hablar de los trabajos forzados y el clasismo. Aunque faltaba mucho para la globalización y la era de la comunicación, la obra se expandió como la pólvora y, entre otros hitos, se estrenó en Nueva York en 1922, se convirtió en la primera emisión televisiva de ciencia ficción tras una adaptación de la BBC en 1938 y se acabó traduciendo a 30 idiomas. Para el anecdotario: inspirado por su hermano, introdujo por primera vez el término robot (en eslovaco arcaico robota significa trabajo forzado) y lo popularizó de tal manera que se establecería a partir de ese momento como una palabra de referencia.

En paralelo al desarrollo de su obra, Capek ejerce de periodista y se establece como un prominente activista político, defensor de la democracia y antimilitarista, incansable en sus advertencias contra los totalitarismos y, en particular, contra el nazismo. Fue múltiples veces mencionado de manera especial en unos premios Nobel que nunca le concedieron, dicen las malas lenguas, por como trataba a aquellos chicos tan simpáticos de Alemania. Podéis ampliar el anecdotario nazi con la siguiente estupidez “Cid-style”: Capek muere debido a su delicada salud en 1938, pero los nazis lo siguen considerando enemigo público número dos hasta que en 1940 su ofensiva militar les permite llegar a la residencia de Capek, interrogar a su mujer y llevarse a un campo de concentración a su hermano.

Visto el contexto en el que Capek se movía en el 1936, pasemos a su segunda obra maestra, esta “Guerra de las Salamandras”.

Riámonos con una síntesis de los demonios de Europa – humor ante todo!

Con la fama de R.U.R. y las múltiples nominaciones a los Nobel, Capek sigue publicando de manera prolífica buenas novelas, obras de teatro y cuentos, hasta que ataca su segunda cumbre creativa. Con “La Guerra de las Salamandras” nos presenta una divertida fábula donde, en clave de humor, realiza un análisis de los excesos de la élite europea increíblemente quirúrgico y contundente. Es una lectura única estructurada en tres partes: el descubrimiento de las salamandras inteligentes, su florecimiento y el conflicto entre salamandras y humanos.

Todo el libro se caracteriza por ser un collage de múltiples documentos: empieza con una narración clásica, pero rápido salta de historia, introduce panfletos publicitarios, recortes de prensa, informes científicos o económicos, vuelve a narrar de manera más clásica y salta a cualquier otra forma de documento. Así, Capek escribe usando incontables registros, con diversidad de puntos de vistas y objetivos a fin de reflejar el impacto de las salamandras en el día a día y en los diferentes ámbitos de la sociedad. Con una habilidad magistral Capek aprovecha para meter cuchara en múltiples excesos de la sociedad europea ¿del momento? como la explotación laboral, el colonialismo, el tráfico de esclavos, la carrera armamentística y, por supuesto, el auge del nazismo. Esto hace de la novela una lectura increíble que acerca al lector a un mundo paralelo en el 1936. Porque claro, al acabar la novela a uno no le recorren la espalda gotas de sudor frío mientras aún se ríe de cómo eran ¿entonces?.

Dos obras de arte en una

Incluso sin leer una palabra, la edición de Hans Ticha aprovecha la estructura de una novela original y atípica donde Capek avanza la trama a través de un collage de diversos formatos: desde narraciones cortas, noticias o entrevistas presentadas como publicaciones de una realidad distópica, hasta cartas personales, informes económicos y documentos privados o anotaciones de conferencias políticas. La novela tiene un ritmo trepidante, siendo una experiencia de lectura única.

Con estos mimbres, Ticha hace una edición impactante que remarca y da más profundidad si cabe al mensaje del escritor. Sus ilustraciones pop-art, las diferentes tipografías y la maquetación llevan a un nivel de detallismo y perfección únicas esta edición.

No os equivoquéis, si queréis disfrutar de un diamante doble, tenéis que buscar la edición con la tapa que veis justo arriba.

7 Comments on “La Guerra de las Salamandras (Karel Capek, 1936, Hans Ticha, 1987)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: